Unos ojos, un momento, una nación

This is England (2006)

“Run with the crowd, stand alone, you decide”

Tagline

 

El espíritu adolescente siempre ha marcado momentos de angustia para los padres. Rebeldía, experimentación, búsqueda de identificación, llevar al límite las normas y entender, por las buenas o por las malas, este mundo que hay que caminar. This is England es una película que pareciera esculcar en un pasado reciente en Inglaterra, que buscara la génesis de un movimiento neonazi y problemáticas urbanas que han pasado de generación en generación; pero no, es una historia efervescente en lo clásico, entrañable en lo ya visto: un adolescente perdiendo su inocencia. La magia y el drama de las hormonas en desarrollo.

El cine reflejó durante muchas décadas la niñez como ese momento de estorbo, inocencia y candidez. Niños que eran niños con sueños que se realizaban o sufrimientos incomprensibles a sus ojos. La otra postura era en la que estaban a un paso de ser hombres y tenían que defender causas al lado de héroes y mostrar su comienzo de adultez. Quizás el giro más impactante lo dio Francois Truffaut con sus Les Quatre Cents Coups (1959), al exponer ese punto intermedio en el que el mundo trata con un niño y el niño quiere experimentar la adultez, en el que la sociedad no sabe responder a las preguntas de una mente hormonal y el desencanto de una (pos)modernidad que se reflejan en los ojos de un adolescente. La figura de Antoine Doinel se ha repetido en el cine contemporáneo una y otra vez, caso más reciente de Le Gamin au Vélo (2011), y el imaginario de adolescente-mar-melancolía-mirada a cámara; es contundente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Uno a uno los elementos se conjugan para crear un filme dinámico, juvenil reconstruyendo una época y unos paradigmas. Fotografía, vestuario, maquillajes, imágenes de archivo puestas en función de una historia entre inocencia y crítica social. La sensibilidad y apropiación del tema por el director, conllevan detalles como escuchar de fondo canciones del controvertido movimiento musical Oi! que sirven como marco de ambientación a una historia que se quisiera negar, pero vívida para las generaciones que hoy gobiernan. Una actuación maravillosa de un niño, Thomas Turgoose, que descubre ante nuestros ojos su sexualidad, el gusto por la hierba y un resentimiento hacia la sociedad; para dejarnos con una mirada directa, clavada, inculpadora en las decisiones que tomó una nación y hoy se viven las consecuencias. 

Un chico de 12 años que termina en un grupo de adolescentes mayores que él, en una Inglaterra ochentera convulsionada por la recesión y que maquillaba la crisis con la guerra de las Islas Falkland, más conocidas por estas latitudes como Las Malvinas. Una soterrada consolidación del movimiento neonazi ante la migración vivida y el eterno motor de descubrir la sexualidad. Ahí está la historia planteada por el director Shane Meadows, un hombre que gusta de  personajes fuertes, historias que reflejan y dan ese sabor de suburbio inglés y las conmovedoras decisiones que toman los personajes.

...efervescente en lo clásico, entrañable en lo ya visto: un adolescente perdiendo su inocencia.

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube