¿Genialidad o Esperpento?

The Tree of Life (2011)

Uno de los títulos más esperados en la cartelera local, considerada por muchos círculos de críticos y especialistas en cine como la película del año. The Tree of Life llega después de casi un año de ser estrenada en el mundo, lo que muestra como seguimos de retrasados con respecto al mundo y sólo tenemos estrenos de Hollywood=Taquilla. Y lo que suele suceder en estos casos, tanta expectativa y la película no colma el tiempo de espera, un filme con grandes ínfulas intelectuales que termina despistando al espectador hasta el punto de no saber de qué va la historia. El mismo Sean Penn, actor secundario en esta película, declaró en el marco de Cannes “… aún me pregunto qué estoy haciendo yo allí…”

Al enfrentar este tipo de filmes en especial, es donde se pone un pie en la razón y argumentos cinematográficos y otro en el esoterismo místico por tratar de darle sentido a lo que tal vez no lo tenga. Primero identificar al director, Terrence Malick es consagrado con pocas películas que más por la constancia, se destaca por la calidad y contundencia de sus historias y personajes. Una película genial en los 70’s, Badlands (1973), otra en los 90’s,  The Thin Red Line (1998), y ahora ésta, en medio otros filmes no tan sólidos o por lo menos no tan atractivos. Con cada título, Hollywood le abrió las puertas de la gloria, dándolo como un director que transmitía su mundo, una senda sólida de conflictos entre Dios-hombre-naturaleza. Ayudado por su austera participación en eventos públicos, The Tree of Life pareciera ser para muchos el nuevo parámetro para apreciar el arte cinematográfico, más al ser la ganadora de la Palma de Oro. Pero como tanto se ha dicho, no por más densidad se es más interesante.

 

Una película que construye una relación entre la creación, Dios, el libre albedrío de las decisiones y cómo estas afectan la vida. Quizás contada en cuatro actos: creación, sorpresa de la vida, frustración y aniquilación de sueños, y perdón. En líneas temporales que van saltando y configurando el cuadro familiar que vive el drama. Y unos entremés visuales de la creación del mundo, dinosaurios y un final de… purgatorio? Todo contado con una fuerte dosis espiritual, que se tambalea entre la crítica a la deidad y la sublimación de la fe. Más dudas que respuestas, ya es un mal presagio para un filme. Para destacar, más que la actuación de Brad Pitt que está muy bien, es la de Hunter McCracken que representa el odio adolescente de la represión. T. Malick deja huella, en el polvoriento camino de la crítica dividida entre la glorificación y la satanización, asegurando un futuro de culto en el medio. Pero queda la pregunta abierta: si fuera otro director desconocido el que pusiera a levitar a la madre ante los ojos de los hijos, ¿sería catalogado igual de genio visual? O ¿sólo es un arrume de planos sin sentido intentando decir algo?

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube