El Silencioso Exceso

Shame (2011)

Al dar una mirada rápida por los cánones de moral que acompañan a los norteamericanos, sin importar tendencias políticas o estratos sociales, la constante es una recalcitrante doble moral, en la que se condena públicamente cualquier “acto inmoral” y a hurtadillas se comenten toda clase de abusos y excesos. La película Shame refleja desde el interior de un hombre esa expansión de límites, de no encontrar un asidero dentro de lo convencional y una mente tan perturbada que identifica cualquier joven adulto promedio del mundo contemporáneo. Un filme visceral, aberrante, erótico y perturbador.

La ópera prima de Steve McQueen fue Hunger en 2008, en la que ya demostraba el dominio técnico, pero sobretodo la capacidad expresiva en un plano estático, con diálogos que resuelven el mundo con el discurso de la cotidianidad. Para Shame la estrategia la eleva al siguiente nivel. No sólo los planos que hacen olvidar el mundo alrededor y llevar la experiencia del cine a la máxima expresión, sino personajes cargados de traumas tan naturales, que su sordidez sólo refleja las compulsiones que compartimos en este mundo globalizado.

 

Cuando grandes premios desconocen el reconocimiento que hace el público y/o críticos a algún filme, hay que sospechar. En los pasados Oscar un par de películas quedaron invisibles a los galardones: Shame (2011) y Drive (2011). Por suerte ambas películas llegaron a cartelera y los espectadores podrán comprobar la contundencia de los argumentos que las colocan como de las mejores producciones del año pasado. Si bien Melancholia era de esperarse que no trascendiera, Shame es contundente, es expresivamente envolvente. Simplemente, como lo expresa su director, en Estados Unidos les da miedo hablar de sexo.

 

Y acá se habla de sexo, de íntimas perversiones, de un latente incesto culposo, de la lujuria que no tiene freno y de la intimidante mirada que conlleva la degeneración del alma. Una película no apta para mentes y/o espíritus sanos. Un filme con demonios para despertar los propios de los espectadores. Una mirada seria a los excesos con la maestría del plano secuencia revelando la vida palmo a palmo. Las lágrimas de sangre que se derraman ante la oferta de placeres en una gran urbe. Pocas veces la censura evita la controversia haciendo invisible lo que la sociedad nos muestra como lo más latente, ahí el silencioso éxito de Shame.

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube