Apuestas que Definen

Saluda al Diablo de mi Parte (2011)

En Colombia hacer una película apegada a los cánones de un género no es lo tradicional, no es familiar para el espectador, incluso no es bien visto por muchos. Saluda al Diablo de mi Parte (2011) de los hermanos Orozco, es una apuesta estética arriesgada que mezcla la visión de una realidad con las estructuras y la fuerza del thriller envolvente, rítmico y vertiginoso. Una película colombiana que se aleja de lo recorrido en nuestro cine para destacar lo mejor de nuestro cine.

Juan Felipe y Carlos Esteban Orozco (director y guionista) se encaminaron a combinar dos elementos fundamentales para cumplir con el género: una factura cinematográfica con un look muy internacional y unos personajes fuertes, concretos y ambiguos desde su moral, que llevan al espectador a confrontarse en: cuál es el “bueno” que estamos empujando a cumplir su objetivo.

Una película que se aleja del prototipo parroquiano del policía en verde desteñido y amenazante bolillo, para pasar al cuerpo policiaco recio, intrépido que evoca los escuadrones americanos y con un valor y lealtad inquebrantables como en las convulsionadas comisiones de Tropa de Elite (2007). Un filme que muestra una ciudad que se aleja de las palomas en una plazoleta, peleas de gallos o bares sudorosos, para retratar callejones, bunkers y terroríficos sótanos de desaparición. Una evolución de pequeños imaginarios de nuestro cine ahora anclados con una realidad contundente de corrupción e intereses amañados sin mucha mediación moral para ser ejecutores. Es ahí donde se encuentra uno de los grandes aciertos: la construcción de personajes.

 

El Diablo es un reinsertado buscando su camino de redención. Moris un excompañero de lucha hoy agente corrupto del bien. Leder el motor vengador. Un triángulo de odios y resentimientos que desencadenan en secuencias notables de tiroteos, algo extraño en las películas colombianas. La muerte que ronda zigzagueante cada uno de los personajes hasta hacerlos rendir cuentas, es un espectador más de la vileza de la naturaleza humana. Es ahí una de las apuestas más riesgosas de los realizadores: confrontar nuestra humanidad.

 

Porque lograr condensar una buena historia en un buen empaque, en Colombia ya es un mérito a resaltar. Pero además asumir una posición quizás política, crítica o simplemente de desahogo, es el paso final de un director y su compromiso con la expresión que lleva a la conexión con el público. El puntillazo final en la cinta es una posición políticamente correcta, pero el espectador se lleva el sinsabor de la reflexión y mirar dos veces su agenda para el próximo día y definir cómo lo quiere vivir.

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube