Política, Amor y Muerte

Post Mortem (2010)

Cuando se habla de películas con el apellido de “independientes” se cae fácilmente en el estereotipo de marca “extranjera-europea-oriental” o “trama rara-poco comprensible”. A veces mantener la mente abierta a otro tipo de experiencias audiovisuales es complejo por el bombardeo incesante de Hollywood style, de ahí la importancia de mirar festivales y seguir la pista a algunas películas que se salen de estos moldes. Post Mortem (2010) fue la ganadora del FICCI 2010, una película que no llegará a cartelera, con un director muy reconocido entre cinéfilos y una historia para contrastar la naturaleza humana. Una película difícil para audiencias masivas, pero que todos deberían ver.

 

Un triste médico forense, con desbordante espíritu de funcionario público y una pasmosa vida en conservadora soledad. Los días previos a la toma del Palacio de la Moneda y el comienzo de uno de los periodos más oscuros en Chile. Este es el contexto de la transformación de un hombre indolente que veía como el número de cadáveres fue aumentando escandalosamente y su no-acción, hasta que el dolor llegó a su puerta, a su única motivación, para despertar lo más perverso del espíritu. Un filme que pareciera.

 

Al ver fotografías de familia, las fotos instantáneas de los 70’s, se rememora un ambiente en tonos pastel, cortes de pelo con largas patillas, autos escandalosamente grandes o pequeños y una textura de viejo, de valores pasados a mejor vida. Esto es lo que logró el director Pablo Larraín, imágenes ancladas en un momento específico de la memoria chilena, que evocan lo pasado y las atrocidades de un poder impuesto. Más allá de lo político, Larraín confronta la vileza humana ante realidades que cambian, la capacidad de destrucción del amor.

 

La autopsia de Allende con un comité militar vigilante, el dolor de una soledad alrededor de una insípida cena, las pilas de muertos que no cesan de llegar a la morgue, una caricia robada de mala gana, un personaje muerto en vida que reporta la muerte para los vivos. Contrastes y sombríos panoramas. Un director controversial, sólo hay que ver su película antecesora Tony Manero, que procura mover al espectador de su pasividad con personajes más estáticos-reflexivos aún.  Post Mortem una película de una toma de decisión, de una acción, de una resolución, de una implicación más allá de la histeria convencional de la reacción. Cine para disfrutar en la calma de la tragedia.

 

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube