EL DOLOR DE LA PRESA

La Mujer del Animal (2016)

¿Cómo crear una película con tanta crudeza y tanto respeto, cómo mostrar las vilezas de la naturaleza humana y hacer poesía visual? Solo un maestro como Víctor Gaviria podría enfrentar y salir airoso en este reto. Su más reciente película La Mujer del Animal retrata con dureza como un hombre se adueña de una mujer, la hace su objeto, su posesión para ser humillada y maltratada física y emocionalmente. Una película no apta para estómagos débiles y solo para mentes hábiles que sepan diferenciar arte y realidad.

Muy a propósito de la tan mediática violencia de género, V. Gaviria llega con una propuesta trasgresora, elegante pero controversial desde lo visceral. Las lágrimas de los espectadores no alcanzan a reflejar el dolor y la magnitud de un problema tan arraigado y tan invisible para una sociedad con una moral tan cambiante.

​​

La habilidad de construir malos tan buenos y víctimas tan íntimas.

Un hombre convertido en animal salvaje, que con causa o no, simplemente es un personaje más de nuestro entorno. Una mujer sometida por el miedo, por la inexperiencia, por no tener la oportunidad de conocer algo más. Una historia que se desarrolla en la pobreza pero que solo es un marco casual, pues es claro que es una violencia que no sabe de estratos. Una historia con final cerrado que deja el sabor de que todo está por hacer al encender las luces del teatro.

La virtud de Víctor es que sus películas no se olvidan. Calan en el alma, se llevan puestas durante mucho tiempo, rumiando el sabor de la desgracia, del dolor, de la diferencia y la negación que asumimos al creer que esa realidad no existe. La molestia que como espectador se pueda sentir es un simple reflejo de la confrontación. Un filme que nos recuerda que el cine no puede ser solo entretenimiento, no solo es glamour… también es memoria, una mirada a la realidad, una expresión de un autor con visión.

De nuevo la apuesta polémica, el sello de un método de trabajo: actores naturales. Es un riesgo para la película y para el espectador. En La Mujer del Animal es el punto más alto, es la madurez del director y lo que puede transmitir, infundir, sacar de los actores. Sin baches, sin textos declamados y sí con la dureza, con los ojos comprometidos, con el sabor del dolor. La habilidad de construir malos tan buenos y víctimas tan íntimas.

 

Han pasado más de 10 años desde su última producción, tiempo en el cual el mundo del cine se transformó profundamente. Un tiempo que en palabras del director, tiene un peso significativo que hacía presumir un temor inherente para tomar las riendas de un nuevo proyecto. Peor como recita la sabiduría popular: el que sabe… sabe. La recreación de un momento histórico, el cuidado de la imagen que nos muestra el acecho de la bestia, un sonido desnudo de artilugios y la fluidez de unos diálogos marcados por la vulgaridad. Un filme espinoso al que si le vale el slogan de “apoye el cine colombiano” por su valor artístico, por su compromiso con la realidad, porque punza hasta sentir.

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube