La justicia a conveniencia

Just Mercy (2019)

Las entidades encargadas de dictar justicia en una sociedad son la base de la equidad, y cuando sus decisiones se ponen en tela de juicio con veracidad, todo un sistema tambalea. Just Mercy es un filme basado en hechos reales, duros hechos reales, alrededor del abogado Bryan Stevenson quien entra a defender afroamericanos condenados a la pena capital, sentencias con fuertes vacíos jurídicos y mucho de racismo. Indignación, frustración, incredulidad son algunas emociones con las que juega la película y nos lleva a construir un juicio propio.

Anclada a mediados de los 80’s, la película trae esa mirada de las diferencias, de la ira sin fundamento, de mucha historia que aún o se ha contado. Alabama es uno de los estados del sur con mayor historia en actos racistas. Zona políticamente conflictiva, desde siempre, en el tema de equidad e inclusión para la comunidad afro.

Un status que pareciera complacer esos odios a través de los recovecos de la justicia, y seguir implacables marcando las profundas diferencias: ricos-pobres, culpable-inocente, indigno-digno, desmerecer-merecer, blancos-negros, injusticia-justicia. El día y la noche como opuestos sin reconciliación.

 

Títulos de películas que se entrelazan en la memoria, que confirman como es un tema que sigue levantando ampolla y demuestran la vigencia de que aún no se ha resuelto nada. Desde la lejana Mississippi Burning (1988), y con mayor recurrencia en los últimos años, los actos racistas han sido un puñal punzante en una sociedad que se autodefine desde la igualdad, derechos fundamentales para todos y libertad. El director Destin Daniel Cretton se compromete con la visión del personaje, del abogado que lleva décadas luchando por los derechos de olvidados, con la justicia como norte innegable de cualquier sociedad. Una historia contada desde los pequeños descubrimientos, el espectador va encontrando los vacíos de la condena y el afán por encubrir la verdad.

Y quienes sostienen esta historia muestran una química especial. Los actores Michael B. Jordan y Jamie Foxx funcionan muy bien, con la complicidad en el dolor, con el cruce de miradas de respeto. J. Foxx siendo el papel secundario, se lleva el liderazgo del drama, imponente con su dolor, rabia y esperanza. Cuando los personajes se quiebran, nos quebramos como espectadores. Cuando la historia llega a algún sin salida, vuelve el giro y el respiro para una nueva alternativa. Una estructura clásica que pone en lucha la dignidad y la justicia contra los caprichos irracionales del racismo.

Just Mercy sin ser escandalosa, trae lo profundo de un tema casi tabú o que muchos quieren negar como realidad.

Just Mercy sin ser escandalosa, trae lo profundo de un tema casi tabú o que muchos quieren negar como realidad. Una historia de vida que conmueve por la tenacidad de la constancia y el compromiso. Una película de industria hollywoodense que es capaz de ser reflexiva y crítica con el sistema estadounidense, y quizás refleje la injusticia que se vive en otras regiones.

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube