El Silencio de la Acción

Drive (2011)

Las películas de acción han desarrollado con las décadas una filigrana para atrapar espectadores y en la medida que se agotan los recursos, se comienzan a explorar los extremos de historias arrevesadas y personajes cada vez menos creíbles. La última moda es rencauchar viejos éxitos buscando con los nuevos efectos especiales, tener ganancias astronómicas. Pero cuando una película cumple con los elementos de una narración de acción y trasciende para encontrarse con un personaje, sus miedos y sus proezas, se convierte en gran película de acción, es el caso de Drive. Callado, sensible, enamorado y con una doble vida el protagonista antihéroe del filme se enmarca en esa titánica tarea de redimir sus pecados en el mundo bajo de las traiciones y juegos sucios. Muy cliché, muy diferente, previsible y sorprendente a la vez.

Películas que en su momento en taquilla pasaron desapercibidas como Man on Fire (2004), The American (2010) con el tiempo se han convertido en íconos de las películas de acción que trascendieron el simple intercambio de disparos y/o persecuciones. Drive tiene algo de esos rasgos y seguramente será muestra de cómo los finales no siempre son felices, que la violencia sugerida es más cruel que la explícita y cómo ambas pueden coexistir para favorecer una trama simple.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

transforma para llegar a este malevo salvaje de la calle. C. Mulligan por su parte recién la vimos en An Education (2009) y Shame (2011), del desparpajo y descontrol se mimetiza para esta reservada, sumisa madre víctima del amor.

 

Drive es una película con paradojas: no es atractiva en su trama, en su estética, en la carencia de “estrellas” resplandecientes que sean conocidas para el espectador promedio; pero una vez comienzan las secuencias es intrigante, engancha, seduce la manera casi desprevenida como se retrata el bajo mundo. Un filme que aprovecha la tendencia internacional de hacer cine silente a través de personajes reservados y cautivadores de miradas, pero inmersos en la frenética acción y diálogos precisos. Imágenes que dejan sensaciones, un final para discutir decisiones, un personaje entendido en el absurdo de la violencia. Para ver despreocupado y disfrutar por largo rato.

... la violencia sugerida es más cruel que la explícita y cómo ambas pueden coexistir para favorecer una trama simple.

El director Nicolas Winding Refn es un director bajo perfil con buena experiencia y títulos que muestran la carga de hombres rudos ante todas las adversidades. En este filme, la principal responsabilidad fue mantener el equilibrio entre dos de los más cotizados actores hoy por hoy en Hollywood: Ryan Gosling y Carey Mulligan. Ambos se han destacado en los últimos dos años con títulos bastante atractivos y en papeles disímiles entre si, lo que confirma las buenas promesas de actuaciones futuras. R. Gosling recién apareció en Blue Valentine (2010) y con George Clooney en The Ides of March (2011) y aprovechando un rostro ejecutivo, inocente se 

Twitter
  • Twitter Classic
  • Instagram
  • Facebook Classic
Twitter
Facebook
Instagram

© 2023 by GameStation. Proudly created with Wix.com
 

Photos by: THQ Insider's 

Facebook

YouTube