Heroínas en Tiempos de Pandemia

WW84 - Mulan

Después de retrasos, cálculos y buscar mejores fechas alternas, dos películas que eran las apuestas para estudios de grandes ligas en este 2020, llegan como paños de agua tibia tanto en taquilla como en colmar expectativas. Wonder Woman 1984 de Warner Bros y Mulan de Disney lograron atípicos estrenos, cifras discretas y posiciones encontradas frente a sus planteamientos y encanto con el espectador. El punto de encuentro es ver historias de heroínas en tiempos de empoderamiento femenino, con mensajes explícitos, poca profundidad y mucho despliegue visual. Algo no va bien, y no fue la pandemia.

Hablar de cifras no es lo emocionante del cine, pero tiene cierto aspecto interesante y es entender la realidad de las grandes productoras con sus apuestas, porque a partir de los resultados es que se avizora un panorama de inversiones y decisiones macro. Por un lado está Wonder Woman 1984 de la directora Patty Jenkins, la apuesta de Warner Bros. Dentro del intento por crear el mundo DC en cine y alcanzar el impacto del Universo Marvel, este filme se pospuso a lo largo del año y se dejó para una fecha clave: navidad. Sumado a una metodología apócrifa al estrenar en sala y en streming al tiempo, en este caso por HBO. Aunque se habla de más de 30 millones de dólares de recaudo en Estados Unidos el primer fin de semana, y más de 100 millones alrededor del mundo, más los abstractos datos de conexión, estas son cifras bajas frente a los ingresos usuales de estos éxitos de temporada.

WW84 - Mulan

En la otra orilla Mulan de la directora Niki Caro, que hace parte de esta nueva generación de apuestas del monstruo Disney. Inicialmente el plan era estrenar en salas para luego llevarla a su canal streaming en exclusivo. Por todo lo sucedido en 2020, la major decidió lanzarse solo por Disney+ y según algunos estudios (Consutora 7Park Data) consiguió muy buen recaudo entre pago, suscripciones y descargas de la app. Cifras un poco etéreas en un mundo digital que aún es muy relativo, por lo que en cash propiamente es incierto saber el impacto. En conclusión: mientras los estudios se anclan en la nebulosa de datos virtuales, las arcas no se llenan en la misma dinámica tradicional, lo que indica que vendrán cambios en los modelos de negocio… o el quiebre del modelo.

Ahora si, hablar de lo reconfortante: historias y personajes. Primero un repaso por WW84. Pocas veces hay un consenso tan amplio alrededor de un artista interpretando un personaje, como en el caso de la actriz Gal Gadot siendo Wonder Woman. Encanto, glamour, simpatía, belleza, inteligencia y muchos otros calificativos rodean esta interpretación, marcando un éxito asegurado en taquilla y fenómeno mediático alrededor de esta adaptación. Sin embargo, en la última entrega quedó en deuda, con una opaca presencia del personaje en su esplendor y sí un brillo mejor fundamentado de los antagonistas. El drama de no tener una relación en unos 40 años, las incoherencias propias del comic (¿las Amazonas son inmortales o envejecen en cámara lenta? ¿para qué un jet invisible si puede volar? Ah, no sabía volar y ¿ahora si?, si vuela ¿para qué unas alas?, unas alas indestructibles que las destroza unos arañazos, ¿qué es el poder de hacer invisible las cosas?), añadiendo los problemas de efectos especiales (algo imperdonable en una película de estas características es que los efectos CGI -Computer Generated Imagery- sean tan mal acabados).

Si bien en la primera entrega criticaron tanto la pelea y resolución final, acá se van al otro extremo para dejar todo en un discurso explicito de amor y unión, lleno de lugares comunes, apelando a la conciencia del villano y poca acción. Es decir, quien tomó verdaderas decisiones de héroe y quien nos mostró ese aspecto humano que tanto apelan las películas de súper héroes fue el antagonista, mientras Wonder Woman solo quedó reducida a posar. La otra antagonista fue una maravillosa transforamción de Minerva a Cheeta, donde su arrasadora confusión, duelo, ego, drama; opaca aún más a la Amazona. Ambientada sin ninguna justificación en 1984, nos muestra una historia endeble de WW y unos potentes antagonistas que daría gusto volver a ver, con muchas secuencias alargadas que no aportan mucho. Queda en el ambiente un sinsabor de lo no logrado, de lo bien hecho que no se pudo repetir y de un discurso sin fuerza.

Por otra parte tenemos a Mulan, un remake de la película de animación que ya tenía su propia fanaticada y muchas expectativas por ver en live action. Cuando no hay límites de presupuesto, ¿por qué dejar de lado directores que ya han mostrado su grandeza para trabajar estética, batallas, heroínas orientales? Caso Ang Lee (El Tigre y el Dragón (2000)) o Zhang Yimau (La Casa de las Dagas Voladoras (2004)). Pregunta al aire sin respuesta, pero que tiene un trasfondo y es que dentro de una muy buena puesta en escena, grandes artes en vestuario y ambientación, es un filme que se queda corto en ese misticismo, en el impacto de acción y la profundidad de personajes. El temor quizás de explorar temas más álgidos como la presencia femenina en la milicia, hace que se recorra una historia por la vía más convencional y obvio, más Disney. Sin embargo, la actriz Yifei Liu interpreta una cándida, decidida y guerrera Mulan, dejando ese halo de unión, trabajo en equipo y la familia. Un acierto es no haber caído en el planteamiento del romance como motivador, dándole a ella un empoderamiento auténtico, pero que se desarrolla en un contexto de personajes vacíos y lugares comunes que no tienen la chispa de humor suficiente.

En momentos donde el empoderamiento femenino es tema obligado en todos los medios, estas dos heroínas llegan a aportar en la construcción de imaginarios y reafirmar la equidad, nuevos roles, fuerza, independencia y sobre todo, la importancia de la visión femenina para redireccionar el mundo. Desde esta óptica ambas películas cumplen una función notable, sin embargo su nivel de impacto y real enfoque distan entre si. Mientras WW84 se desluce comparada con su primera entrega, dejando todo más a una cuestión de look, Mulan recoge de mejor manera la búsqueda de la fuerza interna, los valores de lealtad, valor, verdad y familia, acompañada de secuencias de acción en coherencia con el personaje. Son filmes de enfoque comercial y no hay que pedir grandes mensajes trascendentales o elaborados símbolos artísticos, pero entre lo explícito-obvio, o coherencia-equilibrio hay una que sobresale. Mulan es más la mujer que maravilla por sus proezas que la superpoderosa con dramas forzados.

¿Te gustó el artículo?Para nadaNextNormalEstá bueno¡Me encantó!¿Te gustó el artículo?
¿Te gustó la película?Para nadaNextNormalEstá bueno¡Me encantó!¿Te gustó la película?

trailer

info

I Care a Lot (2020)

Publicado 24 de febrero 2021

Luego de ver la última tendencia de finales de febrero, queda la sensación de imposición de una película que se quiere vender porque sus falencias son fuertes y no la mejor opción.

Sound of Metal (2019)

Publicado 21 ene 2021

Es un filme que se explora desde lo visual y genera éxtasis en lo auditivo, impecable puesta en escena con una historia que cala el alma.

WW84 - Mulan

Publicado 6 ene 2021

El punto de encuentro es ver historias de heroínas en tiempos de empoderamiento femenino, con mensajes explícitos, poca profundidad y mucho despliegue visual. Algo no va bien, y no fue la pandemia.

Mauvais Sang (1986)

Publicado 3 feb de 2021

La segunda película del director Leo Carax resultó ser una obra magistral del cine contemporáneo, que lo puso en lo más alto del pedestal, incluso entregarle el cetro del legado como mejor exponente de la escuela de Jean Luc Godard.

Cobra Kai (2018-2020)

Publicado 15 ene 2021

Cobra Kai se ha destacado con solo tres temporadas, convocando a viejas generaciones y sumando nuevos adeptos a los eternos conflictos adolescentes con espíritu místico del arte marcial.

Gun-Fu

Publicado en 29 dic 2020

La estilización de la violencia ha caído en una simpleza que solo llena los minutos con secuencias de compleja elaboración, pero ausentes de total motivación.

Pieces of a Woman (2020)

Publicado 22 ene 2021

Pieces of a Woman llega como un drama discreto, sin mucha publicidad, pero el voz a voz, el sabor que deja en los espectadores hace que se destaque como uno de los estrenos sonados en streaming, sin pasar por la gran pantalla.

His House (2020)

Publicado 13 ene 2021

Por vía Netflix llega un título discreto, bajo perfil, pero que es sumamente impactante: His House. Aterradora por su buena narrativa, los manejos en fotografía y el trasfondo político y social, aún más espeluznante.

Tenet (2020)

Publicado 13 dic 2020

No se puede negar la potencia de algunas secuencias vibrantes, llenas de una envolvente magia y esa propuesta de palíndromo textual -TeneT- y visual (...) Pero como en muchos de los trabajos de C. Nolan, narrativa demasiada compleja para elementos que pueden ser más sencillos.

Mulan