La Búsqueda y El Exceso

Boogie Nights (1997)

En la década de los 60’s se rompieron moldes y en la siguiente se bailó sobre los restos. Los 70’s fue una década cargada de transición, de rebeldía y excesos. De ahí que Boogie Nights se desarrolle en un marco de desenfreno y la vida llevada al extremo por la búsqueda de un norte, jóvenes o mayores que los cogió por sorpresa toda esta avalancha buscaban su sentido en el mundo.

Paul Thomas Anderson crea su opera prima a partir de un cortometraje en el que ya había comenzado a contar la historia de este actor de cine para adultos. En este filme vemos su ascenso y su decadencia, Dick Diggler (Mark Wahlberg) conquista la industria porno y como la vanidad y las drogas lo arrastran a los más bajo. Una búsqueda de la madre amorosa que nunca tuvo, un padre alcahuete que lo escuchara, una hermana ninfómana, un amigo incondicional, una familia que lo acogiera por los dotes que tenía.

Boogie Nights (1997)

Una película que siembra muchos de los elementos que el director irá desarrollando en sus otras películas. Sobre todo, ese conjunto de actores que con pequeñas sutilezas, demuestran lo grande y capacidad expresiva. John C. Reilly, Luis Guzmán y Philip Seymour Hoffman se convertirían en actores fetiches para sus filmes, quizás por esa capacidad camaleónica de interpretar todo tipo de emociones y captar al espectador. La participación de Burt Reynolds, que le valdría la nominación al Oscar, termina mostrando ese lado amable y rudo, esa postura de hombre de negocios y morbosa mirada para hacer películas para adultos. Julianne Moore y Heather Graham son los roles femeninos, que con un P. T. Anderson trabajan con el respeto necesario y sacan esa sensualidad sosa de ese porno herencia del sexplotation.

Boogie Nights es evocadora, conflictiva y de apreciarla con la calma que permite la distancia con las revoluciones que se vivieron en esa época. Una reconstrucción histórica que no solo nos pone en las ideologías del momento, sino que permite entender la dualidad y deseos del personaje, el hambre por devorar a costa de sacrificar el alma. Un contexto denso como la naciente pornografía moderna, la transición hacia el video y la popularización de los mitos en esa área. Una obra que abrió el camino de uno de los directores más interesantes en el contexto actual de Hollywood, por la manera como logra transmitir los dolores de sus personajes y dramas profundos.

trailer

info